4 feb. 2007

El Superior Tribunal de Chubut legitima la mano dura

La Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia envió un proyecto de reforma del Código Procesal Penal, que endurece aún más el régimen de excarcelaciones en Chubut. Los jueces deberán contemplar ahora si existe "riesgo de comisión de nuevos delitos" antes de soltar a un detenido. De esta forma se busca responder al reclamo de mano dura de algunos sectores de elite, como las sociedades rurales, cuyos referentes no titubean a la hora de cuestionar a los jueces. En Comodoro, los propios jueces hicieron declaraciones publicamente sobre la falta de lugar para internar a las personas condenadas. Además la historia local tiene varias páginas de sobre fugas y motines por las malas condiciones de la infraestructura de la Alcaidia. Aún así la Sala Penal envió su proyecto de ley endureciendo las condiciones de excarcelación.

"Si el Estado, a través del derecho, no es capaz de brindar una solución a tal situación, en lugar de garantizar la paz social, por pura omisión, está estimulando el reproche público y la convicción acerca de un estado inoperante", señala uno de los párrafos del texto donde los ministros de la Sala Penal fundan la modificación de uno de los artículos del Código."El proceso penal, persigue como objetivo primordial el restablecimiento del derecho como un modo de asegurar la paz social garantizando la seguridad de las personas. Debe prestar entonces el Estado un especial cuidado a una realidad plástica y cambiante, y a la incidencia que sobre ella tiene el crecimiento de la tasa delictiva, en la que se constata un desprecio absoluto por la salud y la vida de quienes resultan ser víctimas", se agrega también.


CUESTIONAMIENTOS

El proyecto, levantó al menos una voz pública ante el cada vez más silencioso y obediente ambiente político. Gustavo Menna, ex constituyente calificó de "ridículo" el proyecto de reforma del Código Procesal Penal y lo estimó riesgoso para las garantías individuales.

AQUI EL TEXTO COMPLETO DE LA CRITICA

El proyecto de ley modificando parcialmente el novel Código Procesal Penal, propiciado por la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia pone en evidencia varias circunstancias:
1°) La ignorancia, una vez más, de las normas constitucionales, pues el art. 176 de la Constitución del Chubut solo otorga iniciativa legislativa al Superior Tribunal de Justicia, no a sus salas, que como tales, no son más que fracciones de un Cuerpo al que el constituyente quiso único, más allá de su eventual división para el ejercicio de la función exclusivamente jurisdiccional.


2°) Vinculado a lo expresado en el punto anterior, que en los hechos la Provincia del Chubut cuenta con dos Cortes, la segunda de ellas emergente de la bochornosa intervención legislativa que entre gallos y medianoche amplió al doble al Tribunal. Este Superior Tribunal de Justicia bicéfalo no hace más que contribuir a la situación de desconcierto y zozobra que vive y soporta el Poder Judicial.


3°) La necesidad de exigir de los jueces no solo el título de abogado, sino el de hechicero o mago, ya que solo abrevando en la magia negra o el esoterismo será posible “suponer fundadamente que el imputado cometerá nuevos delitos” como reza la propuesta. En esta línea de pensamiento, una ligera variación del proyecto podría evitar lisa y llanamente la comisión de todo tipo de delito: debería también facultarse a los jueces a detener a aquellas personas respecto de las cuales se pueda “suponer fundadamente que cometerán delitos”. No debería sorprender que subiendo un peldaño más en la escala del absurdo que propone el proyecto de ley, en unos meses estemos discutiendo propuestas de ese tenor. Los procesos históricos demuestran que el temor y la incapacidad para dar respuestas eficaces a determinadas situaciones de inseguridad o violencia suelen derivar en respuestas autoritarias cuando no fascistas. En este caso se adiciona el condimento del ridículo.


El texto anterior fue publicado por Rawsonline:http://rawsonline.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario