3 may. 2008

UN VIDEO CONTRA LA VIOLENCIA

1 comentario:

  1. MOVIMIENTO POR LA PAZ Y LA NO VIOLENCIA

    Los humanos buscamos una palabra, una imagen, que nos represente totalmente, aspiración imposible... pero constante.

    No soportamos nuestrapropia diversidad, nuestros distintos espejos, y así buscamos una identidad. Y así una y única : somos... y para siempre.

    La cuestión de la propia identidad, es un asunto ya complicado. Pero cuando intentamos compartir una identidad con otros, que es la forma que adopta la idea de identidad social, la complejidad aumenta.

    Por eso, no se nos escapa, el profundo desafío que implica reconocernos en nuestras diferencias y caminar juntos en el Movimiento por la Paz y la no violencia.

    Vivimos en una Argentina violenta y damos por hecho y terminado que la violencia es un rasgo indisoluble de nuestra identidad.

    Por eso la aceptamos pasivamente en nosotros mismos y en los otros y así perdemos nuestra dignidad y caminamos mansamente en nuestra degradación y en la degradación de la Argentina toda.

    Quizás reconocer y relatar sobre nuestra propia violencia, nos permita no aceptarla como un rasgo de nuestra identidad, sino ubicarla como la enfermedad, como el mal que nos aqueja.

    Quizás así podamos encarar una cura social. El primer paso, admitir que la violencia nos habita. Reconocerla una y otra vez en sus diferentes caras y sus diversas presentaciones.

    El trabajo es sobre nosotros mismos, pero no en aislamiento. Una de las primeras preocupaciones del totalitarismo es lograr el aislamiento ya que en ese estado el hombre pierde toda capacidad de acción y pierde esa peculiaridad creativa mínima, de agregar algo propio a lo común.

    Admitir implica relatar, y no hay relato sin relación al semejante. Y relatando no se fuga y en el relato asoma la verdad y en la asunción de la verdad quizás, esté la cura.

    La verdad tiene un poder otro, diferente, único, se trata de distinguirlo de las formas de hegemonía ya sean sociales, económicas o culturales.

    El poder de la verdad funda lo nuevo, es acontecimiento, es liberación, es revolucionario. Esa revolución libera de la cobardía y no necesita armas, solo se trata de mirarse cara a cara con la verdad, una y otra vez, a lo largo del camino.

    La violencia siempre cambia de rostro. Allí dónde creemos ya conocerla, cambia de ropaje, embiste en otras figuraciones y en otros paisajes.

    La violencia es ante todo una cuestión estructural, tanto de la estructura de cada individuo, como de la estructura social. Por eso logró legitimarse y naturalizarse, y crecer y crecer...

    En los fines de esta época que nos toca vivir, leemos con naturalidad que se legitime a nivel mundial como “un mal necesario” esa practica que sólo nuestra especie practica, torturar. Los animales matan no torturan, es decir no transformaron la violencia en crueldad.

    Hoy producto de esa naturalización la crueldad está legitimada en nuestra civilización, mejor dicho, en nuestra barbarie. Por eso no banalizemos la Paz y la no violencia, ese es nuestro deber ético.

    LAS CARAS DE LA VIOLENCIA

    Miremos las caras conocidas y en nuestro trabajo iremos descubriendo las nuevas. La violencia niega, rechaza, intenta aniquilar la diversidad.

    Niega sus propias caras, trabaja para la hegemonía.
    No es lo mismo hegemonía, que estructura.

    En lo social cuando decimos violencia estructural, decimos pobreza, explotación, marginación, fragmentación. Y nos paramos en el campo político y económico y la guadaña se llama discriminación. Se separa, se destruye lo distinto en lo étnico, lo religioso, lo ideológico. Cualquier diferencia se vuelve amenaza.

    Un Dios y sólo el mío, o el nuestro. Un tono de piel y lo más idéntica posible. Un pensamiento distinto, un enemigo.

    La violencia económica es el enriquecimiento de unos pocos y el empobrecimiento de muchos, en las últimas décadas se manifestó en: el endeudamiento público, el pase de patrimonio público al campo privado, la caída del empleo y la pauperización del salario.

    Su guadaña, la corrupción. Esta violencia, que como todo pecado capital genera otro, generó a los excluidos del sistema, y la violencia social.

    Si se está excluido del sistema también se está excluido de sus reglas. Crece la delincuencia, crece la droga, aparece el Paco, el residuo del residuo, que mata y no tiene cura, refinamiento del exterminio.

    Víctima y victimario a la vez, un sin salida.

    Cuando la ley y por ende la justicia son funcionales a la violencia estructural, la República se desmorona y muestra su cara la violencia institucional.

    No se puede confiar ni en quienes imparten la ley y deben velar por la equidad. El Estado y sus instituciones se deshacen y se descompone el lazo social.

    El clientelismo político, la ausencia de representatividad, los intereses económicos y financieros cooptando la voluntad del Estado. Y la desconfianza crece y se instala y se naturaliza.

    Confiar que es pariente amar se vuelven verbos que sólo usan los ingenuos... y se retroalimenta la desintegración social.

    Confiar denota tontería. Amar un verbo antiguo. Representar no se saluda con responsabilizarse.

    Si bien violencia es ante todo ausencia de palabra, en una sociedad que tiene minado sus cimientos , ante la falta de sanción social, justamente, la palabra pierde su poder transformador, su poder de empatía y su poder comunicacional y da a luz la violencia de la palabra. Y se convierte en un arma de engaño y simulacro, y cunde la hipocresía.

    El dialogo se degrada, no hay quien hable, ni quien escuche, el malentendido muere, sólo queda, la mala fe.
    Todos somos sospechables, el arte es de quién descubre más rápido las intenciones ocultas.

    Los fundamentos morales se desintegran.
    Hablar se torna cosa de débiles.
    Se ve en la calle.
    Se ve en la televisión.
    Se ve en el Congreso y en el Senado.

    La violencia está en la calle, en la casa, en las escuelas, en el trabajo, en los medios de comunicación, en la política, en las cárceles, y cuando estamos solos, el culto a la imagen reemplazó al cuidado de si mismo.

    Y la violencia traspasa las fronteras y se instala en las relaciones Internacionales.

    Un virus sin vacuna gana al mundo y pareciera llevar a la destrucción del medio ambiente y de la especie.

    Frente a esta realidad no se trata de pesimismo u optimismo, se trata de esperanza y responsabilidad, antídotos de la cobardía.

    EL ROSTRO DE LA NO VIOLENCIA

    Ante todo es un rostro que se encuentra y que se pierde... nunca se lo posee.

    Es un camino, es una búsqueda, es un halo de luz en la inmensa oscuridad, es narración, relato. Es música interior, palabra plena.

    No es un camino para la toma del poder, es ejercer el propio poderío, para vencer la pasión de nuestra época, el individualismo, porque no se puede ser genuinamente no violento y permanecer pasivo ante las injusticias sociales, no puede esperarse que el poder tome conciencia de su inequidad.

    No es sencillo llevar a la practica aquello que se ha discernido como verdad, allí reside nuestra apuesta. No hay educación sin carácter, política sin principios, economía sin moral, ni ciencia sin humanidad.

    Se trata de enseñar de otra manera, gobernar de otra manera, amar de otra manera.

    LO QUE NOS PROPONEMOS

    La violencia de género esta instalada en nuestra cultura, por eso Mujeres. Si acordamos que nos habita una época post-genocidio, sabemos que nuestros Jóvenes fueron violentados por la imposición del silencio. Y Hombres necesitados de volver a encontrar su voz.

    Nos proponemos trabajar en red, en cada casa, en cada escuela, en cada lugar de trabajo...en cada encuentro.
    Nuestra herramienta: la palabra.

    Una frase, un relato, que trabaje de la Quiaca a Ushuaia, para que nos permita reconocer la violencia que padecemos, pero también la que ejercemos. Y nos una en nuestros principios de Ética, República y Justicia Social.

    Nuestro email: participacion@movimientoxlapaz.com

    Y mediante estas herramientas fundaremos un foro para que la expresión colectiva se realice.

    www.movimientoxlapaz.org.ar

    ResponderEliminar