11 ago. 2011

Asesinato de Espinosa: Piden perpetua para Ademar Araujo


El miércoles comenzaron en los Tribunales de Puerto Madryn los alegatos en el juicio por el homicidio del empresario pesquero Raúl “Cacho” Espinosa. La Fiscalía Pública de Madryn, representada por el fiscal jefe Daniel Báez, pidió la absolución de Bernardo Benjamín Bustos y José Domingo “Bizco” Segundo, y acusó como autor del homicidio de Espinosa a Ademar Araujo, pidiendo que lo condenen a prisión perpetua. Aunque la querella apuntó a Domingo Segundo.

El abogado Victorio Fassio, querellante en nombre de Alicia Martinez –primera esposa de la víctima-, no presentó acusación contra José Domingo “Bizco” Segundo. En su alegato afirmó que no existen elementos para sostener la acusación y expresó que la percepción de Lorena Gabarrús –pareja del empresario al momento de su muerte- “pudo haber sido alterada por el estado emocional que sufrió”. En tanto, los doctores Matías Cimadevilla y Fernando Archimbal –querellantes en nombre de Gabarrús-, acusaron a Segundo como autor material del homicidio de Espinosa. Pidieron que se lo condene a prisión perpetua debido a la calificación que sugieren: “Homicidio agravado por la participación de dos o más personas.
PRUEBAS ALTERADAS
En su alocusión Baez, indicó que: "Queda demostrado lo forzado de buscar el cierre de un caso con pruebas falsas", sentenció el letrado del Ministerio Público Fiscal a lo largo de su extensa reconstrucción de la investigación original del asesinato de Espinosa, muerto de un balazo en el pecho el 30 de enero del 2003. Báez procuró demostrar, apoyándose en una "reconstrucción virtual" del hecho que exhibió ante el Tribunal, y en el análisis de las actuaciones iniciales del crimen.  Cabe destacar que dos de los testimonios claves que toma la Fiscalía para acusar a Araujo son los de los comisarios retirados Juan Carlos Galarza y Cristóbal González, policías de la provincia de Buenos Aires, que receptan la confesión extrajudicial de Ademar Araujo, antes y después de producido el hecho.  Junto a estos testimonios,
LOS HECHOS
Según los fiscales, el día 30 de enero del año 2003, alrededor de las 21:30 horas, Araujo, espero en cercanías del domicilio de la víctima, y una vez arribado Espinosa en su automóvil y acompañado por su pareja, se acercó mientras éste cerraba la hoja del portón para efectuarle un disparo que le impactó en la zona central del pecho, actuando sobre seguro y habiendo estudiado el terreno con anterioridad.  No obstante ello, Espinosa forcejeó violentamente con Araujo, para luego caer mal herido, falleciendo con posterioridad en el Hospital Subzonal Andrés Isola.  En cambio, para el querellante Matías Cimadevilla el autor del disparo fue Domingo Segundo.
APRESURADOS
Bajo la perspectiva del fiscal José Domingo Segundo, hasta hace menos de dos semanas imputado como autor material del delito, fue detenido "por una suposición" casi instantánea de un efectivo policial llamado Patiño, que dedujo la identidad del sospechoso, en base a las características físicas que describió la pareja de Espinosa, Lorena Gabarrús, pocos minutos después del disparo fatal. Baez observó sobre la tarea de la policía que: "Lo que tenían que haber hecho, no lo hicieron, que era investigar la billetera" que el asesino había perdido durante el forcejeo con Espinosa”. Además sostuvo que: "El arma y el proyectil fueron plantados por las mismas personas que indujeron a los testigos  que hicieron declaraciones falsas" y que, luego en el debate oral y público, confesaron que habían sido presionados por efectivos policiales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario