28 may. 2012

Comunidad Peruana donó una obra artesanal al Centro Cultural



EN EL MARCO DE LA CELEBRACION DEL 202 ANIVERSARIO DE LA REVOLUCION DE MAYO

La Colectividad Peruana entregó el viernes por la noche, una lliclla (manta) bordada a mano, al intendente Néstor Di Pierro y al vice, Carlos Linares, en el marco del Festival organizado para celebrar el 25 de Mayo en la ciudad. La pieza artesanal que demandó varios meses de trabajo es el símbolo de la historia  y los lazos compartidos históricamente entre los pueblos del sur de América quedará en exhibición en el Centro Cultural.
La comunidad local que también participó del desfile cerró su participación en el cronograma oficial de actividades la noche del viernes con la presentación del baile “Vírgenes del Sol”, a cargo de Alice Benavides Jara y Paula Aixa Baiz. Luego las autoridades descubrieron la lliclla que fue enmarcada por la colectividad como una forma de resguardas más de 30 motivos y de 8 piezas que componen la obra. En la oportunidad la presidente de la entidad Flor Jara explicó el valor de la obra que demandó al menos cuatro meses de trabajo. Más tarde Alice agregó al respecto que “nos propusimos participar de esta actividad de una forma distinta, dejar algo que sea para la ciudad en su conjunto y bordamos esta lliclla con mucha dedicación para que quede en el centro cultural como parte de la exhibición permanente”, acotó.

COLORES Y SIMBOLOS
La lliclla es una manta femenina de diversas formas, tamaños, estilos y colores, que se coloca sobre los hombros y se sujeta, sobre el pecho, con un prendedor metálico muy grande. Cada región, casi cada etnia o nación aborigen, tuvo su propia lliclla en el Imperio de los Incas; estas grandes diferencias aumentaron en la Colonia y la República, a consecuencia de las influencias occidentales, según zonas.  El trabajo artesanal  realizado por la Comunidad Peruana local recupera en el centro la imagen del Dios Sol,  Inti, motivo de gran veneración al igual que la madre tierra, tanto para Incas como para Pre Incas. “Sin sol no podemos vivir, es fuente de vida por eso ocupa el centro tomando el protagonismo que tiene en nuestra vida en la naturaleza, independientemente de las religiones. Todas las pirámides de Latinoamérica permitían al hombre escalar hacia la punta en busca de la máxima espiritualidad”, indicaron sobre el bordado realizado en dorado. La obra representa Perú, desde la costa hasta la sierra. “La cultura precolombina, el origen de Latinoamérica”. En este caso el diseño y bordado de la manta fue realizado por María Corahua Huemán, Carmela Zumaeta Quiroz, Mariana Flores Palomino y Alice Benavides Jara.  Los motivos primero fueron dibujados en cartón para luego ser bordados con lanas de diferentes colores, “es un bordado en alto relieve que demanda mucha paciencia”, indicaron ayer.

LA HISTORIA
En este contexto valoraron además que la existencia de lazos políticos y culturales que hermanan las naciones. “Solo recordemos el Tahuantinsuyo”, sugirieron en referencia de la unión de quechuas-incas, de los siglos XIV al XVI, que lograron constituir lo que hoy conocemos como América del Sur, una macro formación político-social, que en sus aspectos más esenciales, solo se puede comparar con los grandes imperios de la historia universal. Nació en Perú, para alcanzar Argentina, Chile y Bolivia, entre otros. “Los procesos de independencia en estos países  se dieron  en forma hermanada, tenemos próceres en común como Juan Azurduy una patriota del Alto Perú que acompañó las luchas por la emancipación en el Virreinato del Río de la Plata contra el Reino de España”, recordó Benavides Jara.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario