24 jul. 2012

Neuquen: piden condena a 27 policías responsables de una represión en U11

Referentes de organizaciones sociales y ciudadanos de Neuquén marcharàn mañana al  Tribunal Superior de Justicia, para exigir que se condene por tortura a los 27 policías responsables de la represión de 2004 en la U11. En mayo de 2010 se realizó el juicio, y la sentencia de la Cámara Criminal Segunda de Neuquén dio por probados los hechos, pero dejó libres a 21 imputados y condenó sólo a 6 policías por apremios ilegales y no por torturas. Como querellante, ZAINUCO -organización que milita por los derechos humanos- interpuso un recurso de Casación rechazando esta sentencia; argumentaron que con ella se institucionalizaba la IMPUNIDAD y que el asesinato de Cristian Ibazeta, principal testigo de esa causa, lo demuestra. Ahora, el próximo 3 de agosto, el Tribunal Superior de Justicia debe resolver esta apelación. "Y por eso exigimos que llamen a las cosas por su nombre, y condenen por torturas. Asimismo, frente a la espiral de violencia desatada por la policía de Sapag y Gastaminza en las cárceles de Neuquén, exigimos el cese inmediato de las torturas y la violencia hacia los internos de la U11, así como el castigo a los culpables de la instauración del terrorismo de Estado en las prisiones provinciales".

Según se indicó se sumó a la actividad que se realizará mañana adhiere el grupo DANZAMEMORIA, y convocan a otras organizaciones de Derechos Humanos, sindicales, sociales y políticas de la región a movilizarse a las 11 de la mañana, en defensa de la vida y la dignidad de las personas.

 LOS HECHOS

La causa caratulada como "Zarate y otros s/ torturas" se inicia a raíz de los hechos acaecidos el 24, 25, 26 y 27 de Abril de 2004, los que consistieron en una brutal represión policial que tuvo como víctimas directas a más de 50 detenidos y tiene  imputados por torturas a 28 policias incluyendo jefe y subjefe de la Unidad de Detención Nº 11 de la Provincia de Neuquén.

Los hechos se iniciaron como respuesta al legítimo reclamo llevado a cabo por los presos con respecto al trato indigno de la visita, ya que en reiteradas ocasiones la visita femenina había sido sometida a tratos sumamente degradantes (manoseos, requisa anal y vaginal, etc.).

Las torturas, cometidas tanto por el personal de requisa como por los celadores, consistieron en golpes de puño y patadas, utilización abusiva de gases lacrimógenos y balas de goma (en ámbitos cerrados), colocación en situaciones y posiciones humillantes (esposados, desnudos, tirados en el suelo, mojados, a la intemperie y a bajas temperaturas), pisotones de manos y pies, golpes con barra de hierro en los tobillos y pies descalzos, asimismo eran amontonados en el suelo, les cubrían la cabeza con frazadas y corrían por encima de sus cuerpos. También fueron sometidos a torturas psicológicas, obligándolos a cantar el himno, encontrándose desnudos, y golpeaban a quien se equivocaba.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario