3 sep. 2015

Mar de fondo

Los cambios en la conducción de la Policía de la provincia del Chubut evidencian el claro desmanejo de una fuerza que en menos de una semana sumó un caso de presunto abuso de menores y una notoria inacción ante una agresión salvaje. Chubut, mi provincia.

Por Diego Colinamún

01. Se escribe rápido. Los datos se acumulan desde varios lugares, aparecen en la voz de sus protagonistas y en el silencio de los que se saben a la intemperie. Es que a la policía del Chubut no se la respeta, se le teme.

La imagen de dos policías encapuchados disparando sus nueve milímetros en un descampado se convierte en viral  bizarro sólo porque bailan reggaetón. Se vuelve objeto y se olvida. Sin embargo, el video de dos polícias a la salida del boliche Rexo, antes de los golpes a Daniel Soria, conversando con los patovicas en el instante previo a la agresión salvaje, muestra un costado más brutal, siniestro y enroscado: Por donde se lo mire, la inacción es complicidad.

Sobre el cierre de ésta crónica llegan noticias de un presunto abuso de menores en el interior de la provincia y la confirmación por parte del gobernador de cambios en toda la estructura de seguridad. El gobernador Martín Buzzi pareciera entender a medias que "No es un policía, es toda la institución". Los cambios propuestos recuerdan las mareas extraordinarias en Playa Unión, el mar de fondo saca a relucir el estómago de la playa que de a poco se vuelve a tragar lo vomitado.

02. El joven Daniel Soria está en estado de coma desde el fin de semana. Fue golpeado cuando intentaba interceder en una discusión a la salida del boliche Rexo. En el video se puede ver cuando Martín Bustamante, un miembro "seguridad" del local golpea y luego remata con una patada en la cabeza cuando Soria estaba en el piso. En el video, que difundió el multimedios Antaxus, se pueden ver a dos policías adicionales con una pasividad asombrosa.

A Soria lo golpean dos personas, el patovica Martín Bustamante es uno, pero también recibe un golpe de el patovica Juan Oliva. Soria fue testigo en el caso por el asesinato de Julián Antillanca a manos de la policía de la provincia del Chubut. Al cierre de este reporte su evolución era lenta pero constante y algunos datos que superan la mera noticia policial hacen pensar que para que un local de esparcimiento nocturno funcione como estaba funcionando Rexo son varias las personas que tienen que mirar hacia los costados.

Cualquier chequeo online deja en claro que la empresa está floja de papeles y evidencia también que la situación de personal es al menos desprolija. Sumado a eso, la posible presencia de menores en el lugar y la ausencia de cualquier registro de patovicas que permita establecer parámetros mínimos de trabajo son errores graves de seguridad.

El 29 de abril el Secretario de Trabajo de Chubut, Federico Rufa, firmó un convenio junto a representantes del Ministerio de Justicia de la Nación para adecuar el servicio. Sumado a ello, la Legislatura de la provincia adhirió a la Ley Nacional que regula el desempeño de los trabajadores en espectáculos públicos para su "profesionalización". Se les llama acuerdos "marco" porque allí se suelen poner las fotos. Todo acuerdo marco sirve para eso, para la foto.

La participación de dos policías en la agresión deja varias dudas tanto en la atención del caso como en su preparación para actuar sobre los hechos. ¿Si vieron que - como muestra el video- al menos un patovica golpeaba a Soria, porque no lo detuvieron? ¿Por qué se detiene al - hasta ahora- único imputado en su hogar?¿Cumplieron los policías con llamar a los servicios de asistencia médica o el primer llamado que se recibe en Urgencias es de un particular?¿Cómo se establecen los servicios adicionales para boliches nocturnos?

Sube la marea en Playa Unión. Anuncian marejada.

03. Río Senguer es una comunidad de más de 1600 habitantes en la la pasividad de la precordillera. El bosque incipiente de lengas es un lugar donde el verano hace de contracara a un invierno duro y oscuro. Hasta allí llegó hace algo más de un año el subcomisario Javier Rehl, con su flamante ascenso en la mano. El ex integrante de la Brigada de Investigaciones de Sarmiento se desempeñó como jefe de Comisaría hasta este miércoles cuando el jefe de la policía de la Provincia, Comisario Cifuentes anunció su pase a disponibilidad por presunto abuso de una nena en Senguer.

Sobre el caso tomó intervención la fiscalía de Sarmiento, ciudad cabecera, sobre finales de agosto merced a una presentación administrativa que hicieran los directivos de la escuela a donde concurre la presunta víctima. Una vez que llegó la información viajó hasta Río Senguer una funcionaria de fiscalía, Marisol Sandonval, que elevó un acta con el relato a las autoridades escolares

Viajó también la abogada María Laura Mansilla, del servicio de Atención a la Víctima que habló con los familiares que tienen a la guarda a la presunta víctima. Los familiares - gente mayor - decidieron no realizar la denuncia. Entonces la causa se archivó. El código no permite que se actue de oficio en estos casos, al no haber denuncia la fiscalía de Sarmiento no solicitó la diligencia. Pero puso en conocimiento a la asesoría de menores.

Actuar rápido es primordial en estos casos. Pero no es lo que ocurre en la práctica. El pase a disponibilidad del Rehl sorprendió en la fiscalía de Sarmiento "porque nosotros, al no haber diligencia, no le avisamos a la policía". Cifuentes decidió el pase a disponibilidad "para dejar actuar a la justicia", aún sin denuncia formal establecida. El Servicio de protección de derechos deberá actuar con velocidad y plantar una denuncia. La crudeza de los hechos lo amerita.

Hay algas por toda la playa, se mezclan con latas de gaseosa, pedazos de redes y gaviotas que buscan algo para picotear. Los pescadores saben que no será una buena tarde para tirar la línea en el puerto.

04. Las últimas noticias preanuncian cambios en la estructura policial. Un ex secretario de Obras Públicas será el nuevo encargado de la seguridad en la provincia y todo hace especular que un comisario de Comodoro ocupe el sillón de Jefe de la policía. Los cambios, por lo que queda de gestión, parecen ser más cosmética a un área que improvisó cuadrillas de seguridad, monitoreo digital y teléfonos de urgencia pero que siempre es noticia por hechos de violencia institucional.

El mar se llevó todo, otra vez bajó la marea. Queda el olor traído por el viento. Con un gancho esperamos la bajamar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario