6 nov. 2006

Una importante movilización contra la judicialización de la protesta


Los vecinos de esta ciudad de la cordillera chubutense marcharon ayer a la tarde dando una contundente demostración de rechazo a la querella que Minera El Desquite – subsidiaria de Meridian Gold Inc. de Canadá- le entabló a seis vecinos por haber sacado a la luz los planes de la minera para torcer la voluntad democrática de los esquelenses. La querella fue presentada ante el juzgado correccional nacional Nº 11 de la ciudad de Buenos Aires, a cargo del Juez Luis Schelgel.

En el plebiscito de marzo del 2003 el 81% de la población le dijo NO a la explotación de un yacimiento de oro y plata que amenaza las actividades sustentables de la región y contaminar las fuentes de agua. En setiembre de ese mismo año, los directivos de la empresa junto con asesores decidieron una serie de acciones para “dar vuelta a la comunidad”.

El contenido de esas reuniones fue entregada a los medios de la ciudad para que la población los conociera y ahora la minera entabló esa demanda a seis vecinos incluidos dos periodistas de FM Station.

En esta ciudad los vecinos interpretan que se trata de un nuevo ataque de los sectores minero y político, por ello los manifestantes llevaban pegado en el pecho o la espalda carteles con la leyenda “soy también un vecino denunciado” y algunos mostraban discos compactos en referencia a los audios de las reuniones donde los mineros conspiraron contra la comunidad.

Mientras desde todos los barrios de la ciudad se iban concentrando en la Plaza San Martín, se leyeron las numerosas adhesiones recibidas de distintos puntos del país y del extranjero, destacándose la de numerosas comunidades y organizaciones que también luchan contra emprendimientos mineros.

La marcha, en la que participaron 800 personas de todas las edades con el acompañamiento de delegaciones de Bariloche y Lago Puelo, se trasladó hasta la sede de la Municipalidad para hacer oír el reclamo a las autoridades políticas que continúan en una postura tibia frente a este conflicto que ya lleva cuatro años movilizando a la población, sin olvidar el amplio respaldo que el municipio brindó al proyecto minero.

En la esquina de Av. Alvear y Sarmiento donde están las oficinas de Minera El Desquite, los vecinos movilizados saltaron cantando “el que no salta no está demandado” desafiando la accionar conspirativo de la empresa. Los manifestantes se expresaron duramente cuando se leyó un comunicado emitido por la minera en agosto del 2003 –un mes antes de concretar sus complot contra Esquel- donde su presidente pedía disculpas a la comunidad y decía respetar la voluntad expresada en el plebiscito.

En ese lugar distintos vecinos manifestaron sus opiniones sobre el conflicto minero, entre ellos la comunidad mapuche que propuso “defender el territorio hasta las últimas consecuencias”.

ASAMBLEA DE VECINOS AUTOCONVOCADOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario