20 feb. 2007

"La prisión preventiva debe utilizarse lo menos posible"



El juez de la Corte Suprema de Justicia, Eugenio Zaffaroni, sostuvo en Comodoro Rivadavia que la encarcelación no es la respuesta ante los problemas de seguridad. "Tenemos muchos más presos procesados que condenados. Si reemplazamos la pena por la prisión preventiva, demostramos que estamos exactamente al revés de cómo se debe trabajar", afirmó.


Consideró además que la prisión preventiva debe utilizarse "lo menos posible. No debe ser la regla. No se puede estar atosigando a los jueces para que no suelten a nadie por miedo a que se le venga toda la prensa encima. Hay que pensar en procesos rápidos, con sentencias en corto tiempo".
Entre los argumentos enunciados por el ministro de Justicia sobre el erróneo uso de la privación de libertad, agregó también que en el futuro ser reemplazada por controles electrónicos de conducta.
"No es que se reducir el control carcelario, sino que éste pasar a ser electrónico. Tenemos que estar muy preparados en el Derecho para esta nueva etapa: la cárcel tiene un número limitado de candidatos o inquilinos. El control electrónico es más barato y puede que en un momento circulemos todos con un chip en la calle. Ese es el problema para las garantías que se plantear en las próximas dos décadas. Zaffaroni realizó estas declaraciones pocos días después de que la Legislatura aprobará, por pedido del Superior Tribunal de Justicia de Chubut, la ampliación de la prisión preventiva.



El juez también dio a conocer su posición con respecto a los dabates sobre la seguridad. Al respecto afirmó que "la seguridad tiene como base la prevención de los conflictos violentos" y vinculó el incremento de la violencia a las condiciones sociales. "Podemos hablar de prevención general, que depende del nivel de vida de una población. En todas las estadísticas se puede comprobar que los delitos contra la propiedad tienen directa relación con los ¡ndices de desempleo. La prevención especial tienen que ver con el servicio de seguridad".



Contrariamente a las miradas de la opinión pública, como el caso de Juan Carlos Blumberg, o algunos periodistas de relevancia nacional, Zaffaroni, rechazó que la prisión preventiva pueda ser un medida que permita bajar los ¡ndices de criminalidad, y vinculó las soluciones de la problemática directamente con las condiciones sociales. "Si se mejoran las condiciones de vida de una población su conflictividad ser menos violenta. No desaparecer el delito, pero s¡ los niveles de violencia. Hoy estamos sufriendo los coletazos de la década del 90, con la destrucción del aparato productivo y de la destrucción del empleo".



La encarcelación no es la respuesta ante los problemas de seguridad, expresó que "tenemos muchos más presos procesados que condenados. Si reemplazamos la pena por la prisión preventiva, demostramos que estamos exactamente al revés de cómo se debe trabajar".






Foto: Valerio Gómez



de MFB para El Patagónico

No hay comentarios.:

Publicar un comentario