8 ene. 2008

POCAS LUCES


Otra vez la crisis energética y el Gobierno con las luces apagadas

Por Marcelo García (FUR y NPEL)


No habían pasado ni 24 horas del inicio del supuesto plan de racionamiento energético que en Capital y Gran Buenos Aires los argentinos estaban padeciendo los cortes de agua y luz. El mismísimo 31 de diciembre a las 10 de la noche las velas comenzaron a inundar la zona mas poblada del país, el agua brillaba por su ausencia y el termómetro marcaba cerca de los 40 grados centígrados.


Lo mismo sucede en casi todas las provincias del país. En Chubut también se corta el agua casi todos los días y la luz va y viene ya que las Cooperativas no dan abasto con la demanda.
La Argentina tiene fiebre pero al Gobierno de Cristina no se le ocurre ninguna idea.
Pero qué sucede... es que los trabajadores y el pueblo deberemos vivir eternamente con cortes de agua y luz en el verano y de gas en el invierno? Todo hace pensar que mientras las políticas energéticas de estos Gobiernos sigan siendo las mismas no habrá posibilidades de solución al problema.


Lo que esta claro es que no alcanza con racionarnos la energía a los trabajadores y el pueblo, ni tampoco alcanza con correr la hora para donde quieran. El problema no es coyuntural, es de fondo y lo que hace falta para solucionarlo son tomar medidas que apunten a la raíz del problema.


El origen del problema se remonta a las privatizaciones de los servicios públicos, cuando el Estado puso en manos (en la época de Menem) a las empresas que le pertenecían en manos de las compañías privadas. Así los hidrocarburos, el agua, la electricidad y muchos otros servicios públicos pasaron a ser bienes comerciales y no bienes públicos.


Las empresas sólo buscan aumentar sus ganancias y para lograrlo sólo existen algunas pocas alternativas.
1) Por un lado lo logran reduciendo sus inversiones, cuanto menos inviertan mas pueden quedarse en sus bolsillos. Así consiguen gastar muy poco y los servicios son deficitarios, caños que se rompen, lugares a donde no llega el agua potable, cables que se cortan, subestaciones que no resisten la demanda, maquinaria obsoleta, etc.
2) También buscan aumentar las tarifas, un reclamo empresario desde el 2001 que hasta ahora sólo se tradujo en pequeños aumentos encubiertos como ha sido el plan de premios y castigo, pero que en definitiva no es el aumento que las empresas reclaman.
3) La otra fórmula infalible es la reducción de los costos salariales y es por eso que muchos trabajadores de las privatizadas han venido reclamando aumento de sueldos producto del desfasaje que vienen sufriendo desde hace unos años. Habrá que recordar los conflictos de los empleados de Telefónica, los reclamos de Luz y Fuerza, etc.
Este es el problema y frente a él los Kirchner sólo buscan modificar el horario, cambiar lamparitas, que funcionen menos los aire acondicionado, mejorar el consumo del alumbrado público y los semáforos y lanzar una línea de crédito para comprar electrodomésticos de menor consumo.


Alcanza con eso?. Claro que no. Lo que hace falta son políticas de fondo que modifiquen el actual esquema energético que solamente beneficia a las empresas y nos hace pagar los platos rotos al pueblo. Pero como si todo esto fuera poco el Gobierno se da el lujo de seguir exportando gas y petróleo. Claro que así logra recaudar mas para su abultado superávit nacional, pero esos miles de millones de pesos que se acumulan en el Banco Central no son destinados para mejorar la calidad de vida del pueblo, por el contrario los usa para seguir pagando la deuda y en muchas oportunidades para financiar las inversiones que las empresas privadas no hacen en el rubro de los servicios públicos.


Desde el Nuevo Proyecto Energético Latinoamericano (NPEL) hemos denunciado esta situación desde hace mucho tiempo y no es patrimonio exclusivo de los Kirchner, todos los Gobiernos anteriores hicieron mas o menos lo mismo. En un país rico en recursos naturales es inadmisible que sigamos teniendo crisis energética en verano y en invierno.


Hay solución a las crisis energéticas y los problemas que se generan entorno de los recursos naturales? Claro que sí. Y no es nada complejo solucionarlo, solamente hace falta decisión política para encarar las medidas que hacen falta.
Nuestro programa ofrece una seria de alternativas posibles, que se podrían lograr con son facilidad.
1) Nacionalizar todos los recursos naturales.
2) Estatizar las empresas del sector energético y que explotan recursos naturales.
3) Expropiar a las compañías, sin ningún pago indemnizatorio y cobrándoles todo lo que nos deben por el mal servicio, la falta de inversiones y los daños ambientales causados.
4) Poner las empresas nacionalizadas bajo el control de sus propios trabajadores.
5) Con la renta obtenida por el Estado invertir en la calidad y la cobertura de los servicios públicos esenciales para los trabajadores y el pueblo argentino

1 comentario: