8 jul. 2008

LA POBLACION DEL CENTRO DE CHUBUT TEME POR LAS CONSECUENCIAS DEL PLOMO


Plomo... ¿Para qué?
Carta abierta a las autoridades y al pueblo de Chubut

Trelew, junio de 2008


"La población cercana a una industria relacionada con el plomo (ya sea urbana o no), está frecuentemente expuesta a niveles peligrosos de plomo en el aire y la tierra, y los niveles de plomo en la sangre tienden a ser elevados". Plan de Acción Internacional para la Prevención del Envenenamiento por Plomo, Washington, Estados Unidos, 1997.

La empresa minera de capitales canadienses Aquiline Resources desarrolla en la meseta central de Chubut el mega proyecto minero Navidad. Ya que los funcionarios del gobierno provincial, salvo excepciones puntuales, han decidido mantener en secreto el avance del proyecto, y la empresa interesada no tiene siquiera una página de Internet en español, no se conocen demasiados detalles ni se sabe exactamente de qué se trata dicha iniciativa privada. Algo que sí sabemos, por información que la propia empresa ha difundido, es que como parte del proyecto se propone la extracción de al menos un millón quinientas mil toneladas de plomo. Esto nos alarma y motiva a dar a conocer las siguientes reflexiones.

Una larga lista de sitios contaminados dan testimonio de los efectos del plomo en el mundo: Kabwe, Zambia; Haina, República Dominicana; La Oroya, Perú; Rudnaya Pristan y Dalnegorsk, Rusia; Klity, Tailandia. También hay casos de extrema gravedad en Argentina: Abra Pampa, en Jujuy (complejo Metal Huasi), y San Antonio Oeste, en la provincia de Río Negro (mina Gonzalito-Geotécnica). La remediación de estos sitios significa un costo millonario (que el gobierno nacional se vio obligado a afrontar mediante créditos del Banco Interamericano de Desarrollo), y los afectados no han sido debidamente atendidos en su salud ni compensados.

En términos de efectos negativos sobre la salud, la escala e intensidad de los daños causados por el plomo es probablemente más grave que la de cualquier otro metal pesado. El plomo no tiene ninguna función en el organismo humano y puede afectar a casi todos sus órganos. Los efectos del plomo son los mismos si se ingiere o inhala. La exposición al plomo y el envenenamiento tóxico por plomo pueden provocar daños al sistema nervioso central, daños a los riñones, al sistema reproductivo femenino y masculino, debilidad en dedos, muñecas o tobillos, anemia crónica, problemas de comportamiento (hiperactividad, desórdenes nerviosos, dificultades para concentrarse y en el aprendizaje), crecimiento retardado, dolores de cabeza, complicaciones diversas durante el embarazo, tensión arterial alta, problemas digestivos, insomnio y dolores musculares (1).

Los niños son más susceptibles que los adultos a los efectos del plomo: no hay en ellos "niveles tolerables" (2). A todos los niños recién nacidos en Utah, Estados Unidos, se les hacen análisis que incluyen 36 enfermedades: desde anemia a hipotiroidismo. A finales del año pasado, las autoridades de salud sugirieron agregar análisis de plomo y mercurio en sangre (3). Para muchos sistemas de salud pública, la prevención es la clave para evitar los efectos devastadores y a largo plazo del plomo.

Nos preguntamos por qué mientras la comunidad internacional multiplica los esfuerzos para reemplazar el plomo, restringirr su utilización y circulación, aumentar el conocimiento científico de sus consecuencias en la salud humana, regular estrictamente su disposición final y compensar a quienes han sido afectados, en la provincia de Chubut se propone como un éxito empresarial la extracción de millones de kilos del "metal de la muerte", como lo califica Christian Warren en su libro "Brush with Death: A Social History of Lead Poisoning" (Johns Hopkins University Press, 2000). ¿Qué aporta al bien común la extracción de un millón quinientas mil toneladas de plomo, hoy confinadas e inmovilizadas en la roca milenaria que las contiene?

El uso del plomo en pinturas fue prohibido por el gobierno de Estados Unidos en 1978. Sin embargo, y pese a que diversos especialistas vienen reclamando una prohibición mundial de estos productos, gran parte de la pintura que actualmente está a disposición de los consumidores en los países pobres contiene plomo (4).

La Unión Europea, a través de la Directiva 98/70/CE, prohibió la venta de naftas con plomo a partir del 1 de enero de 2000. En España, el Anexo II del Real Decreto 1383/2002 sobre gestión de vehículos al final de su vida útil prohibió el uso de plomo en los materiales y en los componentes de los automóviles a partir del 1 de julio de 2005. La normativa supone también la prohibición de utilizar contrapeso para equilibrado de ruedas fabricados en plomo. Considerado por muchos como uno de los mayores avances en materia de salud pública del siglo XX, el uso del tetraetilo de plomo como aditivo para combustibles se prohibió definitivamente en Estados Unidos en el año 1996.

A pesar de la resistencia de las empresas que extraen plomo y lo introducen en la vida social, en los últimos años la Unión Europea ha establecido restricciones y prohibiciones al ingreso de plomo en sus países miembros. La Directiva de Restricción de Sustancias Peligrosas (5), la directiva sobre Reciclaje de Productos Electrónicos (6), y las normas de Registro, Evaluación y Autorización de Sustancias Químicas (7) son ejemplos contundentes. Uno de los logros más destacados en este sentido es el programa LowCost Lead-Free Soldering Technology, destinado a erradicar el uso del plomo en soldaduras (8). Países como Brasil, Canadá y China evalúan incorporar restricciones similares en los próximos años.

Los artesanos del estado de Michoacán, en México, cambiaron su método tradicional de cocer las piezas de cerámica con óxido de plomo para poder exportar: Estados Unidos y otros posibles destinos para sus productos no permiten la presencia de plomo en artesanías u objetos que pueden ser utilizadas en la alimentación, como platos, vasos y cuencos (9).

Las baterías de litio van a reemplazar a las de plomo en el mediano plazo, y empresas como Toyota, Nissan y Volkswagen construyen en este momento plantas industriales de producción masiva de dichas baterías para incorporar en sus modelos de automóviles híbridos (10). Como se sabe, las baterías para automóviles son el principal uso del plomo en la actualidad. Pero si se dejan de usar en los nuevos modelos, el reciclado de las existentes sería suficiente para satisfacer la demanda y se evitaría así la necesidad de extraer más plomo.

En noviembre del año pasado, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) lanzó una apelación mundial para que los países abandonen definitivamente el uso de mercurio (11). Muy pocos dudan que en los próximos años se avanzará hacia resoluciones vinculantes en ese sentido. Lo mismo ha ocurrido con el asbesto (amianto), aunque Canadá y Rusia continúan exportándolo. Es un hecho: no se abrirán nuevas minas de mercurio o asbesto en el mundo, porque el conocimiento de la ciencia y la sociedad han alcanzado suficiente nivel de comprensión de los riesgos y consecuencias implicados. Lo mismo puede ocurrir con el plomo en un futuro cercano, y la tendencia actual hace suponer que no habrá un mercado para el plomo que se pretende extraer en Chubut.

Solo una visión parcializada que recorta y destaca un fragmento (la ganancia empresaria) pero omite la mayor parte del ciclo socioeconómico del plomo, promociona su extracción por un motivo excluyente: el reciente y coyuntural aumento en su cotización internacional, debido a la creciente especulación financiera que domina el intercambio de materias primas, y la limitada capacidad de refinamiento y fundición del plomo a nivel mundial (¡limitada, precisamente, por sus impactos sobre el medioambiente!).

Pero todo vuelve, dicen. Posiblemente, el plomo chubutense regrese a América Latina, una vez refinado e industrializado en el exterior, transfigurado en juguetes, pinturas o aparatos electrónicos obsoletos. ¿Quiénes deberán enfrentar las consecuencias? ¿A qué costo? ¿Quiénes serán los responsables políticos?

Los abajo firmantes, nos oponemos a que un metal tóxico y perjudicial para la salud humana como el plomo, con escasas y cada vez menos aplicaciones, sea extraído de manera masiva en nuestra provincia y exportado al mundo. No es ético, es antieconómico, y afectará de manera directa a las poblaciones cercanas a la mina, la planta de procesamiento, el transporte y embarque. Privilegiamos la salud pública, el medioambiente y la vida.


Asamblea Coordinadora Patagónica Por la Vida y el Territorio, Contra el Saqueo y la Contaminación

Equipo Diocesano de Pastoral Aborigen, Diócesis Comodoro Rivadavia

Departamento de Pastoral Social, Diócesis Comodoro Rivadavia

Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel

Vecinos Autoconvocados de Perito Moreno, Santa Cruz

Red Internacional y Revista Theomai, Estudios sobre Sociedad y Desarrollo

Foro Ambiental y Social Patagónico (FASP)

Departamento de Pastoral Social, Diócesis San Carlos de Bariloche

Asociación Ecologista Piuke

Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, Delegación Bariloche





---------------------------

Notas:

1) Una buena cantidad de ensayos y documentos que demuestran esto puede bajarse desde http://www.leadpoison.net

2) Ver más detalles en http://www.globalleadnet.org

3) The Salt Lake Tribune, 11 de noviembre, 2007

4) ENS, 27 de septiembre, 2007

5) Restriction of Hazardous Substances, RoHS - http://www.rohs-news.com

6) Waste from Electrical and Electronic Equipment, WEEE

7) Registration, Evaluation and Authorisation of Chemicals, REACH

8) Ver detalles en http://www.leadoutproject.com

9) Ver más en http://www.barrosinplomo.org

10) AFP, 23 de mayo, 2008.

11) Reuters, 12 de noviembre, 2007

No hay comentarios.:

Publicar un comentario