7 may. 2009

SOBRE LA REPRESION CONTRA LOS DOCENTES

Balines

El sábado 2 de mayo me enteré de los hechos que sucedieron en el Ministerio de Educación. Balines, represión, gases, violencia. También me enteré del paro anunciado por Atech. Entonces, el domingo 3 de mayo, busqué información en los diarios. Allí pude enterarme de que nuestro gobernador se refirió a los gremialistas que estuvieron en Rawson como “facinerosos”. En uno solo de los diarios pude leer que la Atech había decidido ir al paro en repudio por la represión recibida, pero que aún no se había fijado la fecha.

Como hace veintiocho años que ejerzo la docencia y conozco ampliamente el manejo que hacen los medios de la información, en este caso, referida a medidas de fuerzas docentes, decidí ir a las fuentes para informarme: los gremios. Así, abrí la página web del Sitraed de Puerto Madryn. Pude leer acerca de capacitaciones, pude ver las fotos de los integrantes, pero NADA sobre el tema que me preocupaba. Entonces, fui a la página de Sitraed Provincial. Allí pude enterarme, a manera de titular, que ese gremio no iba a ir al paro. Cuando quise ponerme al tanto de los fundamentos, no pude. No estaban escritos. Sí pude leer una nota redactada por una de las personas que recibieron el maltrato del gobernador y su troupe armada. La indignación que se traslucía en la nota y la no adhesión al paro formaban una pareja despareja, que mi humilde razonamiento no pudo comprender. “Vamos a ver qué dice Atech”, pensé. En esa página, me encontré con un video que mostraba los hechos y luego un comunicado de prensa anunciando una Jornada de Lucha y Repudio para el lunes 4 de mayo. Dicha Jornada se realizaría “con distintas metodologías propuestas que van desde el paro hasta las movilizaciones.”

Hasta aquí, la crónica de mi paseo cibernético a través de la información (¿información?). Ahora, las preguntas que se gatillaron en mi desconcertado cerebro.

¿Por qué si docentes como nosotros fueron víctimas de la violencia, no salimos todos hoy a la calle para repudiar el hecho? ¿Por qué si se condena desde la palabra la actitud del gobierno, no se tomaron medidas para condenarla a través de acciones? ¿Qué significa “con distintas metodologías propuestas que van desde el paro hasta las movilizaciones.”? ¿Significa que yo puedo ir a movilizarme en una esquina, una compañera puede decidir hacer paro y otro hacer una sentada en el medio de la calle? ¿Es esa una modalidad de convocatoria nueva? ¿Un gremio puede convocar de una manera tan poco clara y definida? ¿Por qué los gremios no informan las cosas que suceden? ¿O es que los medios los silencian?

A la mañana siguiente, prendí la radio y escuché que nuestro gobernador nos recordaba que si parábamos, nos iba a descontar el día. “Entonces hay paro”, pensé. Como pasaban los minutos y el comunicado del paro no era leído, llamé a la radio para averiguar. “No, acá no tenemos nada” Tampoco escuché ningún posicionamiento de Sitraed ni Atech. No por lo menos, hasta que salí rumbo a la escuela. Mientras caminaba, volví a preguntarme: “¿Por qué los gremios no informan las cosas que suceden? ¿O es que los medios los silencian?”

Y sí, los medios suelen silenciar, tergiversar, influir en la opinión pública diciendo, callando, censurando. Y sí, los gremios deberían informar. “Seguro que vienen a la escuela y nos avisan que a media mañana hay una marcha de repudio”, pensé.

Pero no vinieron.

Y acá estoy, escribiendo mis ideas y mis dudas. Y vuelvo a preguntarme: ¿Los balines de goma y los empujones no son la antesala de la bala en la cabeza y la muerte? ¿Las paritarias son un privilegio o un derecho? ¿La censura y la democracia van de la mano? ¿La prepotencia y la democracia se complementan? Si los medios silencian a los gremios, ¿no pueden ellos acudir a las escuelas para esclarecer, abrir el debate, informar?

Más veces de las deseadas, balines de distintos formato se disparan contra la educación. Ahora, el blanco fuimos los docentes.

Docentes mancos, mudos, quietos, ciegos, obedientes. Docentes modelos de esos chicos y esas chicas que ven en nosotros un ejemplo del mundo adulto. ¿Qué esperamos para hacer? ¿Qué esperamos para actuar? Durante todo el día, no encontré mi respuesta, ni la tuya, ni la tuya, ni la tuya.

Y así, en medio del silencio y el desconcierto, fui de aula en aula explicando a los chicos y a las chicas lo que había pasado. Así, en medio de este silencio es que escribo, antes de quedarme manca; digo, antes de volver a enmudecer; camino, antes de que me frenen; abro los ojos, antes de que me los tapen; pienso, antes de volverme mansa, de volverme tonta, de volverme dominada.

Fela Tylbor

DNI 14563057

No hay comentarios.:

Publicar un comentario