9 mar. 2006

Un homenaje a las mujeres luchadoras

En el día de la Mujer


"Nosotros defendemos a nuestros esposos, a nuestras familias, y el trabajo. Somos mujeres de los trabajadores de Cerro Dragón, pero también empleadas de comercio, por eso convocamos a todas las mujeres de la ciudad", afirmaron las esposas, madres, novias y amigas de los obreros nucleados en el gremio de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina, que el año pasado desarrollaron una plan de lucha durante casi un mes en reclamo de mejoras salariales.
"Las mujeres de Cerro Dragón" nunca dejaron de reunirse desde julio del a¤o pasado, a pesar de que el conflicto laboral de los obreros de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina había llegado a su fin.
"Ten¡amos los pies escarchados, hinchados de estar al frío, pero seguimos adelante con la lucha, as¡ es que si mañana (por hoy) llueve o hay viento igual nos vamos a quedar ah¡", sostuvieron ayer Marta Serón, Ilsen del Carmen Tureuna y Nora Serón.
Después de un mes de incertidumbre, las mujeres iniciaron un camino que las mantendría unidas. "Después nos invitaron a las Jornadas de la Mujer que se hicieron en Mar del Plata, también estamos en un libro. La gente nos reconoce y eso es muy importante porque después vinieron otras mujeres que también lucharon", afirmaron.
Los conflictos laborales declarados en 2005 fueron los m s importantes desde el regreso a la democracia. Después de los trabajadores de la UOCRA, también reclamaron los petroleros y sus mujeres también participaron, aunque sin correrse de los lineamientos determinados por el sindicato.
Las docentes también salieron a la calle y durante 40 días se hicieron oír, de la misma manera que las esposas y familiares de los policías tuvieron una participación especial en la lucha declarada por sus esposos en el mes de octubre.
Pero los primeros antecedentes los marcaron las mujeres fileteras, quienes durante dos meses vivieron en carpas en la costanera local, reclamando mejoras salariales.
Lo cierto es que en los sindicatos cada vez son m s las mujeres que deciden asumir la responsabilidad de ser delegadas e incluso ocupar cargos en las comisiones directivas, aunque se debe decir que la mayoría de los organizaciones gremiales continúan estando en manos de los hombres.
La presencia de las mujeres en las organizaciones piqueteras de la ciudad también es muy importante. Ellas no sólo demuestran que pueden dirigir, sino que además sostienen las agrupaciones con el trabajo diario: en las fábricas de ladrillos, las tareas en los viveros, el horneado de panes, los centros de costura, recogiendo beneficios que colaboran con la subsistencia de muchos de sus compañeros. Reclaman un trabajo genuino, sosteniendo que eso les permitiría brindar mejor educación y salud a sus hijos.
Los estudios laborales, tanto locales como nacionales, demuestran que son las mujeres las que aún no se han insertado en el mercado laboral, y las que lo logran deben sufrir las consecuencias del pago en negro y los sueldos bajos, que en la mayoría de los casos no distingue sexo, ni edad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario