13 oct. 2006

La organización MTD de Comodoro inauguró un centro de computación


La Coordinadora de Trabajadores Desocupados (CTD) Aníbal Verón inauguró ayer la sala de computación «Héroes de Trelew». Acompañados por referentes de distintas instituciones y de organizaciones sociales, celebraron de este modo la concreción de un sueño. «Es algo por lo que venimos trabajando hace años y que le va a servir a toda la comunidad, además de a nuestros chicos», dijo Patricia Rain, una de las referentes del grupo de mujeres.

La sede de la calle Charrúas, en el barrio Ceferino, se vistió de fiesta y sonaron los redoblantes, aunque esta vez fue para celebrar. Los organizadores pusieron música y sacaron las mesas a la calle. Todos estaban allí. En el salón principal de la sede los nenes ya probaban las computadoras; miraban fotos, escuchaba música y experimentaban con los video-juegos. Familiarizándose entre la gente de la organización transitaba el profesor, hijo de una de las integrantes de la CTD, que está a punto de concluir sus estudios en la Facultad de Ciencias Económicas. De a poco llegaron al lugar representantes de la Sociedad Cooperativa Popular Limitada, del Centro de Estudiantes de Humanidades, de la organización Liberación, de la organización Hermanos de Pie, de la Asociación Civil Pro Derecho de los Niños, del Sindicato de Prensa, del Grupo La Furiosa y del Movimiento de Trabajadores Revolucionario (MTR).

Jessica Barra, de la Comisión de Juventud, tuvo a su cargo la conducción del acto y fue quien agradeció a todas las personas e instituciones que colaboraron con la concreción de la sala de computación. Por su parte Víctor Sánchez, referente de la CTD Aníbal Verón, sostuvo que «esta sala la esperábamos hace mucho tiempo, y es algo que todas las organizaciones sociales que siempre estábamos en la calle esperábamos». «Muchos plantean que las organizaciones que salen a pedir trabajo, o condiciones dignas de trabajo y educación, lo hacen solamente porque tienen tiempo, y esto no es así y lo demostramos con acciones. Nosotros tenemos proyectos y esta es la oportunidad de llevarlos adelante», añadió.

EL FUTURO

Los referentes de la organización coincidieron al afirmar que los principales destinatarios de la sala de computación serán los niños. «Muchos chicos que van a las escuelas a veces tienen que abandonar los talleres de computación porque te cobran 10 pesos. Puede parecer que no es mucho, pero para una familia 10 pesos representa la comida, los útiles y otras cosas», dijo Raín. Por su parte Sánchez acotó que «creemos que los chicos son el futuro y serán los que deberán continuar con la lucha, avanzar más allá, y por eso apostamos a su educación».Como símbolo de agradecimiento, los organizadores convocaron a los referentes institucionales invitados a destapar la placa colocada en el frente del edificio, donde figura el nombre de la sala de computación, que es un homenaje a las víctimas de la masacre ocurrida en la base Almirante Zar de Trelew.

de MFB para El Patagónico

1 comentario:

  1. Buen blog, ¡Grande la Patagonia, que es una sola!

    ResponderEliminar