15 mar. 2007

Homenaje al docente e investigador Eduardo Cabezas


Fue hace más de una semana. Se inauguró frente al edificio de la "Ciudad Universitaria" un espacio verde, autoridades universitarias y municipales invocaron el nombre de Eduardo Cabezas y manifestaron que tal acto fue en su homenaje.

Eduardo Cabezas seguramente merece un homenaje, pero no me parece que este haya sido el más adecuado.

Un homenaje adecuado será rememorar sus ideas en materia de política universitaria y ambiental, más adecuado aún sería tratar de llevarlas a la práctica en cuanto estuviésemos de acuerdo..

En ese sentido. A modo de aporte recordaré su intervención en el Consejo Superior al tratarse la aprobación de la ejecución del presupuesto 1999, FUE UNA VOZ SOLITARIA Y PREMONITORIA. Resuena viva en esta época que la universidad mendiga fondos de despacho en despacho, recorta salarios, tiene cada vez menos alumnos y nombra más personal sin fondos para pagarles.

Decía Eduardo Cabezas:

Primero, asuman los consiliarios de la UNPSJB que votan presupuesto sin número, salvo algunos que tienen esa información. Asuman que ese presupuesto es del pueblo de la República Argentina, que con sus impuestos nos dan para dar una enseñanza, preparación de alumnos, investigación, etc. Y asuman que están haciendo malversación de fondos. Porque el dinero que no estaba destinado a la Universidad porque no tenía presupuesto y sin embargo ejecutó, alguien lo paga. Y ese alguien es el pueblo de la República Argentina. Asuman que, si hay una intervención no hablen de la autonomía de la Universidad, porque el Estado Nacional es quien solventa la educación Pública y por lo tanto tiene todo el derecho a exigirnos como gastamos los fondos. Asuman que el Ministerio de Educación, con la delegación que corresponda, difunda a todo el país que hicimos. Yo sé que en todas las universidades hay ese problema, pero yo creo que mi universidad debería ser ética en ese sentido. En buen romance, les digo señores, asuman que Uds. pueden ser embargados en sus bienes como autoridades del Consejo Superior. Nada más."

del docente universitario Carlos Padín



************************* ***************************




El Profesor Eduardo Cabezas . Tenía 53 años, cuando falleció. Había nacido en Quilmes, Buenos Aires. En la Universidad de La Plata obtuvo el título de licenciado en Zoología en 1973, ese mismo año estuvo en Puerto Deseado donde realizó la investigación para su tesis. Dos años después se estableció definitivamente en Comodoro Rivadavia donde residen familiares maternos. A partir de entonces sostuvo una fluida actividad tanto académica como política. En la universidad fue desde docente ad honorem hasta concursado, participó en comisiones de estudio, brindó conferencias y llevó adelante proyectos de investigación y revalorización de la flora y fauna regional.



Fue miembro conciliario del Consejo Superior en varias oportunidades, como así también uno de los fundadores del gremio docente. Como miembro del Partido Intransigente -PI- tuvo una activa participación política, fue candidato a concejal, a diputado provincial, integró la comisión solidaria con Chile en 1984, también participó ativamente en el Congreso Pedagógico, fue candidato a convencional constituyente y fue asesor en la reforma de la Carta Orgánica en 1999.
Investigador, docente, gremialista y político, dueño de una lucidez admirable a la hora de presentar propuestas y defender posiciones en las reuniones del Consejo Superior de la Universidad. Docente admirado por sus alumnos, pero sobre todo hombre comprometido y honesto.



Fueron estas características las que lo ubicaron como uno de los mejores hombres que la Alianza ubicó en el gobierno municipal; sobre él no pesó jamás duda de ninguna clase y fue nombrado al frente de la Subsecretaría de Medio Ambiente. Durante el gobierno municipal de Jorge Aubía, Cabezas fue despedido, y se lo vió llorando ante lo que consideraba una verdadera injusticia.
Defensor inclaudicable del medio ambiente, se enfrentó a políticos y empresarios para rechazar el Proyecto Prima Klima, y fue mucho más allá de los discursos para defender el medio ambiente, abrazó las lengas en el bosque y se opuso al proyecto en varias conferencias magistrales. Intransigente a la hora de tomar decisiones en ese sentido. Así se ganó el respeto de niños, adolescentes y vecinos. Sin embargo tuvo que irse de su cargo ante la falta de apoyo de los dirigentes de su propio partido. Podríamos, en este espacio, hacer una larga lista de sus actividades que podemos extraer de un voluminoso currículo, pero a esta hora no es necesario.


Quede en esta ciudad, el recuerdo de un hombre que prefería caminar a tomar un colectivo o taxi, porque ello le daba la posibilidad de hacer el control casi diario del crecimiento o enfermedades de los árboles de una calle o avenida.


Quede en sus alumnos, el recuerdo de un profesor que enseñó más que nada a desentrañar los secretos de la naturaleza para conocerla, amarla y respetarla.
Quede en sus colegas docentes de la universidad, el ejemplo de compromiso con el bien común.
Quede en los políticos de la ciudad, el ejemplo de un hombre insobornable.


Ante todo un hombre, que supo siempre que la academia y la práctica política no están desvinculadas y que a pesar de los momentos difíciles habrá un espacio para luchar por ideales sin claudicar.




FUENTE: Diario Crónica

1 comentario:

  1. solo hacen falta pocas palabras para describir a este SEÑOR de la naturaleza: Honestidad, Honorabilidad, Educador, Justo... No fue lo suficientemente comprendido, hoy lo "homenajean", seguramente él no lo veria asi, hubiera preferido que se le hubiese dado mas valor a sus ideas en su momento...
    Fui por muy corto tiempo su alumna en la uni, bastaba muy poco para que este hombre que portaba generalmente una bolsa de compras, te "impresionara" por su don de gentes y sus conocimientos...
    Lastima que los homenajes llegan tarde, pero es bueno saber que siempre hay quienes recuerdan lo que va mas alla.
    Desde la Tierra de los Vientos, Capital del Petroleo en la Patagonia BIEN ARGENTINA!!!!
    Hodet

    ResponderEliminar