16 dic. 2007

PETROLEO Y LUCHA SINDICAL


Powered by Bulgheroni, Das Neves & Co.



Como todos sabemos, en noviembre el Estado nacional aumentó las retenciones a las exportaciones de petróleo. A partir de ahora, el excedente de un precio internacional del barril de crudo superior a 45 dólares queda para el Estado. Según el esquema anterior, si el precio internacional del barril era de 95 dólares, quedaban para el Estado 42,7 dólares (el 45%) y 52,3 dólares (el 55%) para el exportador.


Con el nuevo esquema, tomando como referencia ese mismo precio internacional, quedarían para el Estado 53 dólares (el 56%) y para el exportador 42 dólaes (el 44%). Con esta medida, el gobierno de Néstor Kirchner corrigió levemente, a último momento, algunos aspectos de una política de explotación de hidrocarburos que continuó los lineamientos menemistas.

Como también sabemos, meses antes de esta modificación de las retenciones (el 24 de mayo), la Legislatura de Chubut aprobó un nuevo contrato mediante el cual se prorroga la concesión del yacimiento Cerro Dragón en manos de Pan American Energy por cuarenta años más (veinte como única concesionaria y otros veinte como operadora contratada por Petrominera Sociedad del Estado). A cambio del manejo de reservas petrolíferas y gasíferas comprobadas y probables cuyo valor bruto de producción estaba estimado en al menos 28.653 millones de dólares (con un precio de referencia del barril de 40 dólares), PAE va a pagar 3.362 millones de dólares (el 11,73%) en concepto de regalías, aportes espaciales, inversiones, fondo de reparación histórica y créditos a empresas, 10% a Petrominera S.E., gastos de producción e impuestos a las ganancias.


Este contrato determina que, si se descubren nuevas reservas en el yacimiento o si el precio del barril aumenta, las ganancias de la empresa se incrementarán considerablemente. En cambio, si el precio del barril disminuye o si el Estado nacional decide aumentar las retenciones (fijadas hasta ese entonces en un 45%) o si el Estado provincial decide hacer lo mismo con el porcentaje de regalías (actualmente un 15%), se prevé la posibilidad de la renegociación para que la empresa no se vea perjudicada.

Bueno, es el caso de que el Estado decidió aumentar las retenciones. Entonces, como era previsible, tanto los empresarios como el gobierno de Chubut están haciendo sus reclamos ante el gobierno nacional porque consideran que el cambio de reglas de juego perjudica directamente tanto a PAE como al Estado. El argumento es el siguiente: si el Estado aumenta la tajada que le corresponde, la empresa no podrá cumplir con las obligaciones contraídas y, por lo tanto, nos perjudicamos todos.

Esta situación era previsible. Empresas como PAE están acostumbradas a llevarse cuantiosas ganancias del país y gobiernos como el de Das Neves están dispuestos a permitir que este deseo se cumpla.
Sin embargo, lo que raya en el absurdo es que también se sume al reclamo el Sindicato de Petroleros Privados. Según lo manifestado por su Secretario General, Mario Mansilla: "el bloque patagónico puede resolver un plan de medidas de fuerza en contra de la duplicación de las retenciones petroleras dispuestas por el gobierno nacional saliente y por el momento avalado por la administración de Cristina Fernández de Kirchner" (Diario Crónica, 15/12/2007).

Esta organización contribuye a la validación discursiva de la ideología entregista del gobierno. Les hace creer a sus afiliados que, para garantizar la fuente laboral, es necesario apoyar un contrato petrolero que sea lo más conveniente posible para la empresa, aunque ello vaya en contra de los intereses nacionales.


Se trata de una falacia, ya que, como lo indica el más elemental sentido común, para que existan puestos de trabajo en el área no es imprescindible que la operadora sea PAE: lo único realmente imprescindible es que haya petróleo (y un gobierno interesado en explotarlo adecuadamente).

En la sesión de la Legislatura en la que se aprobó el vergonzoso contrato de la prórroga, el sindicato aportó con militantes, bombos y júbilo popular. Ahora está dispuesto a cortar las rutas para que no se toquen los bolsillos de PAE.

Bulgheroni y Das Neves pueden estar tranquilos. Los muchachos están dispuestos a jugarse el pellejo para que ningún interés amenace la integridad del botín acordado.

Foto: http://iarnoticias.com/secciones_2006/latinoamerica/0006_guerra_energetica_13en06.html

Nota del docente e investigador de la UNPSJB, Sebastián Sayago

No hay comentarios.:

Publicar un comentario