18 jul. 2008

POLITICAS EDUCATIVAS CON VISIONES UTILITARIAS


Harta de escuchar que invertir en ciencia y conocimiento sólo conlleva dar becas y promover las ciencias duras, encontré un artículo del comunicador y antropólogo, Alejandro Grimnson, que observa las políticas educativas nacionales edificadas bajo la idea de que sólo producir tecnología permitirá a la Argentina ser una país mejor.


En el Congreso de Educación realizado hace dos semanas escuché a la ministros de educación Tedesco y Mirtha Romero de Chubut promover nuevamente las ciencias duras. De hecho en la distribución de las becas de estudios superiores y posgrados tienen prioridad ramas como la ingeniería, la física, la química, la biología y otras disciplinas. Esgrimieron sus fundamentos del fortalecimiento de la ciencia pensado hasta ahora como cuestión de desarrollo económico y tecnológico. Es por lo menos incoherente que licenciados en ciencias de la educación y docentes sigan esta línea.


En este contexto Grimnson se pregunta "Sirven las ciencias sociales?", si es que se puede reducir la educación a la simple utilidad del conocimiento. Afirmó que las ciencias sociales han sido acusadas de ser abstractas, pero se parecen a las brujas: que las usan, las usan. "La usa el Estado para construirse, ofrecer una idea de totalidad y saber dónde está parado, entre cuánta gente, de qué edades, sexo, ingresos, origen... Las usan los políticos, pero sólo para cosas que les importan: las campañas y la evolución de su imagen pública. La pregunta es por qué, si usan los conocimientos sociológicos en esas tareas tan importantes, no lo hacen también en cuestiones “menores”, como puede ser la elaboración y la evaluación de políticas públicas".


El investigador sostiene que "si hay algo que necesitamos comprender los argentinos son las causas del fracaso de nuestro país en el siglo XX. Para ello, necesitamos de las ciencias sociales como el agua. Por ejemplo, es posible que entre esas causas haya tenido un papel la soberbia nacional implicada en las ideas de granero del mundo y de enclave europeo en América Latina, así como la persistente concepción dicotómica de la política argentina que en sus momentos más agudos llevó a guerras civiles abiertas o larvadas y al terrorismo de Estado".


Aquí el texto completito:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario