7 sep. 2008

UNA BOMBA

Delegados del Sindicato de Trabajadores Jerárquicos Petroleros tomaron el gremio después de cuestionar duramente a la conducción gremial, que encabeza Juan Allapán. Durante el fin de semana se endurecieron las medidas con un paro total en uno de los sectores de trabajo, cuestionando la firma de un acuerdo salarial inconsulto. Al romperse la cadenda de responsabilidades en los yacimientos la medida paralizó también a los convencionales.
Las respuestas a la movida que comenzó con una asamblea autoconvocada de 100 trabajadores no se hicieron esperar y la noche del sábado arrojaron una bomba de gas lacrimógeno en el local donde hacen guardia una veintena de trabajores.
Al cierre de esta edición, los afiliados jerárquicos continuaban en la sede del sindicato a la espera. El conflicto se originó con la separación de sus cargos como colaboradores gremiales de Marcelo Gutiérrez, Darío Acacio y Elvio Peña, delegados elegidos por los trabajadores, quienes además apoyan una lista alternativa conformada de cara a las próximas elecciones sindicales que definirán la conducción del Sindicato de Trabajadores Jerárquicos Petroleros. Los trabajadores también juntan firmas para obligar a la actual conducción a convocar a elecciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario