15 mar. 2012

EL PROXIMO LUNES SE CONOCERA EL VEREDICTO DE LAS CAUSAS ANTILLANCA Y ABALLAY

El próximo lunes a las 13, se conocerá el veredicto de la justicia de las causas Julián Antillanca y los hermanos Aballay. Cabe recordar que el juicio oral y público, comenzó el 6 de febrero en la ex escuela de Bellas Artes de Trelew, y concluyó ayer con los alegatos de las partes y las declaraciones de las víctimas, en la sala de audiencias de la Cámara del Crimen, en el sexto piso de los Tribunales de Trelew.

La última jornada contó con el alegato complementario de la querella particular, en representación de César Antillanca, la defensora pública María Angélica Gómez Lozano, quien expuso las argumentaciones con que acusó a los cuatro policías: Solís, Abraham, Morales y Córdoba, como autores responsables de la muerte de Julián Gonzalo Antillanca.  Mas allá de las cuestiones técnicas y las valoraciones de la prueba esgrimida, la profesional señaló en el final de su alegato, que duró más de una hora, que "de una vez por todas hay que terminar con este tipo de violencia y hoy Julián es el hijo de todos, porque somos padres de jóvenes que tienen la necesidad de no ser violados en sus derechos, y uno de ellos es el de ser protegidos por la policía, no vulnerados como le sucedió a Julián Gonzalo Antillanca".

El Tribunal de Enjuiciamiento, integrado por los Jueces Alejandro Defranco, Ivana González y Ana Laura Servent escuchó también el alegato de la defensa que fue aún más extenso que el de la defensora. Fue dividido en varias partes, y comenzó cerca de las 11,30, para extenderse hasta pasadas las 18, alargándose fundamentalmente en los análisis de los testimonios brindados durante el juicio, situación que estuvo a cargo del abogado particular Gustavo Latorre. Por su parte, el defensor Fabián Gabalachis comenzó su participación, indicando que desde la rueda de reconocimiento donde la testigo señala a Solís como el policía que bajó del patrullero a Julián, se pudo observar un cúmulo de irregularidades, arremetiendo contra las decisiones tomadas por la Jueza Patricia Asaro, quien permitió las mismas, cosa que no pudo observar de este Tribunal, aclaró.

  En ese sentido, manifestó su postura sobre la nulidad de tal acto, o en todo caso la consideró una diligencia donde la valoración debería ser negativa. Partiendo de esa base, todo el proceso no tendría validez, dijo el defensor, para luego introducirse en detalles sobre la calidad y cantidad de testigos, en el afán de desacreditar la mayoría de los presentados tanto por el Ministerio Público Fiscal y la querella, en especial las dos principales que vieron cuando sacaban el cuerpo de Julián del patrullero y la que vio a cuatro policías con Julián en el piso en la rotonda 5 de octubre.

 CASO ABALLAY

En lo que se refiere al caso Aballay, los profesionales contrastaron la versión del Ministerio Público Fiscal y la querella, con la interpretación efectuada sobre los testimonios que depusieron a lo largo de este juicio, para pedir la absolución de sus clientes. Al comienzo de su alocución el Doctor Latorre dijo que solo si el Tribunal tiene el prejuicio signado por una posición ideológica en detrimento de la policía podría llegar a aceptar los hechos dados a conocer por la parte acusadora. Aclaró que solo puede aceptarse esto si se cree que la policía es pegadora y aprovecha cada ocasión que tiene para desenvolverse de esa manera.

 A partir de allí, un largo alegato donde trató de deslindar las responsabilidades de cada uno de sus defendidos, dando la versión de los hechos, según la postura de esta parte e inclusive inculpando a un sargento ayudante que declaró durante este juicio, salvando la posibilidad de acusación alguna contra los policías involucrados y también contra Gabriela Bidera.

BAJO JURAMENTO

  Antes de los alegatos de la defensa, se tuvo la posibilidad de escuchar a los padres de las víctimas, constituidos en querellantes particulares en este juicio. En primer turno, la madre de Julián, Sandra Tolosa, dijo que desde que el falleció  su vida esta detenida, él era un joven –según dijo- que vivía de y para sus hermanos y sus padres. Agradeció el trabajo realizado por la parte de la justicia que se "animó a juzgar a los responsables" y rechazó toda posibilidad de responsabilizar a su propio hijo como culpable de su muerte, tal como han querido inducir algunos durante el debate.

Luego habló César Antillanca, quien aseveró que aún cuando esta declaración no tiene validez de prueba, decidió realizarla bajo juramento, porque su vida es un juramento. Calificó a los policías acusados como "prepotentes", dando a entender que durante el juicio, con sus miradas y actitudes trataron de intimidarlo permanentemente, y soslayó que lo peor que le puede suceder a un ser humano es caer en la ignorancia, como cayeron ellos cuando tomaron, procesaron y ejecutaron la vida de Julián.

Posteriormente dijo a los jueces que ahora son ellos los pacificadores, los que deben brindar la necesaria justicia: "Yo estuve un año y medio trabajando en su búsqueda y hasta aquí llego", dijo el padre del jóven Julián Gonzalo Antillanca.

También el padre de los hermanos Aballay hizo uso de su derecho, trayendo a colación aspectos que hacen al desenvolvimiento familiar, recalcando que cuando hizo la denuncia, la radicó con el convencimiento de llegar a este momento, y no sabe si quedan libres o no, pero nunca más quisiera verlos cumplir la función pública, señalando su sensación de humillación por lo ocurrido.

 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario