4 sep. 2012

Una campaña nacional para pedir justicia por Julián Antillanca

LA FAMILIA DEL JOVEN PIDE LA ANULACION DEL FALLO QUE EXIMIO A LOS POLICIAS

El padre de Julián Antillanca, César Antillanca organiza en Buenos Aires una campaña de visibilización y denuncia denominada "Violencia institucional e impunidad en las provincias de Chubut y Río Negro". El 5 de septiembre se cumplen dos años de la muerte de su hijo, asesinado a golpes por policías de la comisaría cuarta de Trelew. "En marzo de este año, pese a pruebas contundentes y un testimonio clave, el crimen quedó impune porque los acusados fueron absueltos por la justicia", indicó Antillanca.

En Trelew organizaciones, familiares y amigos se concentrarán hoy  a las 17 hs. en la rotonda 5 de octubre para realizar un acto con el fin de repudiar su cobarde asesinato y reclamar justicia. A las 19, en la Universidad Nacional de la Patagonia habrá cine-debate con la presencia de César Antillanca, padre de Julián.En tanto en Comodoro AGARRE -Accion Grupal Antirrepresiva Estatal - repartira panfletos por los 2 años de la muerte de Julian, en la plaza Kompuchewe, en el centro de la ciudad.

Por este motivo es que la familia presentó un Recurso Extraordinario al Tribunal Superior, donde se pide la anulación del fallo que eximió a los policías sindicatos por ellos como los responsables de la muerte de Julián. Si el Superior falla a favor hay una posibilidad de concretar un nuevo juicio.
Al respecto el padre del joven indicó que confía "en que se va a revertir la situación porque en el juicio se demostró que hay suficientes pruebas para condenar. Se ha realizado una fundamentación técnica, científica y un trabajo donde la acusación es seria, muy seria, y las pruebas son contundentes, no hay dudas".

EL FALLO
El próximo 5 de septiembre se cumplirán dos años, desde que Julián –de 20 años- se fue a bailar y que a la salida un grupo de policías le dieron una golpiza en la rotonda 5 de Octubre y lo mataron. El padre sostiene su verdad con los resultados de la autopsia que reveló que el deceso fue resultado de fuertes golpes que recibió en la nuca y una chica le contó que vio cuando los policías sacaron el cuerpo de Julián del patrullero y lo "tiraron" a la calle. También sabe que un perito informó que había sangre de su hijo en el móvil policial.  "Jorgelina (Domínguez) fue muy clara y precisa, dijo: "No lo bajaron, lo tiraron". A Julián lo golpearon en la rotonda 5 de Octubre y como se les muere lo dejaron en otro sitio", indicó en referencia al relato de la única testigo.

UNA CAMPAÑA
Ana Laura Servent, Alejandro de Franco e Ivana González son los jueces que el 19 de marzo de este año dictaron la absolución de todos los imputados en la causa porque estimaron que no había elementos "suficientes" para condenar a nueve policías y a una civil acusada de encubrimiento. Después de dos años de intensa movilización por toda la provincia Antillanca decidió extender los límites de su reclamo que pone en cuestión también la estructura institucional de la Secretaría de Seguridad.   Sostiene que su hijo fue "víctima del terrorismo policial y luego de la corrupción institucional. El fallo está corrompido porque se demostró la culpabilidad de los acusados pero se desestimaron las pruebas. Esa arbitrariedad los liberó de su culpabilidad y por lo tanto de la condena, pero no los hizo inocentes". En este marco inició una campaña contra la  "Violencia institucional e impunidad en las provincias de Chubut y Río Negro", con el acompañamiento del Centro de Estudios Legales y Sociales. "Debo continuar trabajando para difundir la campaña para luego replicarla en todos los municipios de Chubut donde se pueda. El objetivo es demostrar que el fallo está corrompido y lograr su anulación. No hay otra cuestión. Esta es una nueva etapa de lucha", afirmó al respecto.

Fuente Liliana Giambelluca, publicación en Agencia Walsh

No hay comentarios.:

Publicar un comentario