26 sep. 2013

Documento: “Yazmín, una niña ha muerto. La Niña ha muerto.”

Cátedra Libre de Derechos Humanos
Secretaria de Extensión
UNPSJB


Desde el Equipo de la Cátedra Libre de Derechos Humanos repudiamos
enérgicamente los últimos hechos de violencia perpetrados hacia la
Niña Yazmín Chacoma y que terminaron trágicamente con su vida.

Asimismo exhortamos a las autoridades a una investigación profunda, y
que se sancione con severidad respetando el Estado de Derecho vigente
al o a los responsables del hecho.

Consideramos que la muerte de Yazmín se ha producido dentro de un
marco mayor de violencia de tipo social, y a cuyo efecto hacia la
misma ha generado un esquema de Cosificación hacia su persona como
Sujeto Pleno de Derechos. Decimos por lo tanto, que esta situación
descripta la ha colocado, como a muchas niñas y a adolescentes de
nuestra ciudad y país, en un estado de real vulnerabilidad
psicosocial.

Tanto su edad, como así también el ser Niña como categoría de género
en este Sistema Patriarcal, Sexista y Machista, como el entorno social
en donde se ha desarrollado su vida, han generado las condiciones para
este desenlace fatal y que acabó con su temprana vida.

Vemos con alta preocupación como a través de todos estos años, tanto
en el país como en nuestra provincia, estos hechos se va sucediendo
con mayor violencia y asiduad.

Así Candela y Ángeles en Buenos Aires, y Leonela y Yazmín en nuestra
provincia, forman parte de nombres emblemáticos, cuyo marco de estos
hechos, se han vinculado con el Abuso Sexual hacia estos grupos, en
donde la categoría de Género, Entorno Social y Edad son la constantes
en estos casos.

Entendemos que estos casos descriptos en los cuales algunos hemos
tomado postura de opinión desde el marco de los Derechos de los niños,
debieran servir para alterar la realidad de los niños y en especial de
las niñas y de los y las adolescentes de nuestra ciudad y provincia.

Muy por el contrario la realidad nos informa, que los mismos, se van
acentuando y profundizando en su magnitud violenta.

También observamos que algunos políticos en campaña, desnudan a través
de sus discursos, elementos que nos anotician de sus claras posturas,
de ver a la mujer como categoría general, pero que también atraviesan
a las niñas, como meros elementos de "Objetos de Deseos", lo cual
fuera descripto previamente.

Nos preguntamos como Cátedra, luego de esta descripción: ¿en qué lugar
está la niña y qué lugar se le da a la misma? Si la realidad no indica
que los Derechos consagrados en nuestra Constitución Nacional y Leyes
Nacionales, destinadas a la Niñez, se ha dado de verdaderos procesos
de luchas…

Y decimos ante este interrogante que la Niña pese a sus conquistas
jurídicas, no alcanza a ser visibilizada como Persona, como Ser
Humano, como Sujeto de Derechos.

Por otro lado, en relación a este último hecho ocurrido en la ciudad,
cabe mencionar que logrando salir de este esquema de derechos humanos,
toda vez que alguna situación social conmociona, la opinión pública
local pone en el eje de la cuestión aspectos discriminatorios,
racistas, xenófobos dirigidos hacia ciertos grupos migratorios que
parecieran operar como "chivos expiatorios" de una sociedad
intolerante ante la diferencia.

Aspectos que en nuestra ciudad parecieran estar latentes, solapados,
resurgen ante cualquier hecho violento que ocurre en ella. Véase como
ejemplo de ello, las actitudes discriminatorias y violentas de las
cuales en el transcurso de esta última semana fueron objeto
especialmente las comunidades bolivianas y paraguayas.

Tal vez sucede que a veces no queremos ver, a veces no lo vemos, otras
preferimos, negarlo. En Comodoro, reconocer que desde el
descubrimiento del petróleo viven personas de distinto origen, que
esas personas han sido y son tratadas de forma desigual, provoca
cierta incomodidad.

Para esas personas, convivir no fue sencillo, pero tampoco es hoy un
asunto resuelto.

Los "asentamientos ilegales", la instalación de un mercado al aire
libre (la llamada Saladita), los momentos de mayor crisis que
provocaron alta desocupación, incluso la discusión en torno a la baja
de imputabilidad de edad de los menores, y ahora el homicidio de
Yazmín Chacoma, generan enfrentamientos que dan cuenta de las
dificultades de convivir con la Diferencia: la diferencia de
generaciones, la diferencia de sector social, de género, de
nacionalidad, de etnia… la acciones discriminatorias, la xenofobia han
ganado nuestras relaciones, y vuelven a aflorar porque aún no fueron
resueltas.

¿Por qué permitir que sólo la angustia o la pena frente a un hecho
grave que desata otros odios, nos unan? Cuando ocuparnos por exigir
información, educación preventiva, contención o mejores políticas
públicas y su efectividad, puede evitar males mayores.

¿Acaso no nos merecemos una sociedad más justa en la que todos los
ciudadanos y todas las ciudadanas, sin importar la etnia, las
costumbres, la cultura, la nacionalidad, el sexo, las edades, estén
incluidos e incluidas?

No hay que olvidar que en nuestra Constitución Provincial, vinculada
con la Nacional, ello es un principio, al cual el Estado en sus
diferentes niveles (nacional, provincial y municipal) adhiere
plenamente y se compromete que para ello se harán los esfuerzos
necesarios y se articularán los mecanismos pertinentes.

Concluimos finalmente con que la Justicia Penal puede llegar a la vida
de la Ciudadana Yazmín Chacoma, pero entendemos que la Justicia Penal
no devuelve la vida de la niña. Cuando entra en acción este tipo de
justicia, el hecho ya ha fenecido, la cadena de Derechos empezando por
la vida se ha roto, y la continuidad del Proyecto de Vida también.

Nos preguntamos si estas situaciones, servirán algún día, para que se
activen los mecanismos de la Justicia Social, y las autoridades y
comunidades, como Co-Responsables.

Esto es Política Pública en serio en donde estas variables descriptas,
tengan prioridad, a la hora de organizar el cuadro de tarea, de
cualquier gestión política.

Si entendemos que hemos fallado y somos capaces de reflexionar y
direccionar toda nuestra energía hacia la "NO repetición de estos
Hechos".

Podremos decirnos que la Niña Yazmín Chacoma Ha muerto, pero que LA
NIÑA JAZMIN CHACOMA SUMADA A TANTAS NIÑAS, todavía no ha muerto, dado
que su vida servirá, como camino, como Nunca Más, y lo más relevante
es la Sociedad con toda la tarea de revisión y reflexión, NO permitirá
que la Categoría Social Niña muera…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario